Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer

El 18 de diciembre de 1979, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Convención Sobre la Eliminación de Todas las Formas de discriminación contra la Mujer, que tiene su origen en los objetivos de las Naciones Unidas: reafirmar la fe en los derechos humanos fundamentales, en la dignidad y el valor de la persona humana y en la igualdad de derechos de mujeres y hombres.
Al igual que en la Convención sobre los Derechos del Niño, existe un Comité.
El Comité, reunido del 14 de enero al 1º de febrero de 2008,  ha realizado recomendaciones al informe presentado por Bolivia, que son:

El Comité está preocupado porque aún existe discriminación hacia la mujer en el Código Penal y el Código Civil, y solicita que los artículos referidos a este tema, se eliminen;
La necesidad de realizar un estudio sobre la economía de mercado, y sus efectos en los índices de pobreza de las mujeres; incorporando el enfoque de género en todas las estrategias de reducción de la pobreza;
Recomienda que se tengan datos actualizados y oficiales de las mujeres afrobolivianas, porque la carencia de esta información, obstaculiza su acceso a los servicios básicos estatales y hace especialmente que las mujeres afrobolivianas se vean perjudicadas por la combinación de las formas de discriminación basadas en la raza y en el género:
Recomienda que se creen las condiciones necesarias para que las mujeres, en particular las mujeres en situación de pobreza y las mujeres rurales e indígenas, accedan a la justicia y conozcan las leyes y normas que trata de sus derechos;
Recomienda, se realice capacitaciones a jueces, fiscales y abogados sobre tema relacionados con la Convención;
Recomienda que se agilice y facilite el proceso de inscripción de las mujeres, especialmente mujeres indígenas en zonas rurales, mujeres de edad y mujeres con discapacidad, y se expida certificados de nacimiento, cédulas de identidad y todos los documentos necesarios para la identidad;
Recomienda, se desarrollen políticas y se implementen programas dirigidos a mujeres y hombres, tanto en zonas rurales como urbanas, que contribuyan a garantizar la eliminación de los estereotipos asociados a los roles tradicionales en la familia, que se ponen de manifiesto en la educación, el empleo, la política y la sociedad, y que se aliente a los medios de comunicación a proyectar una imagen positiva de la mujer y de la igualdad de condición y los roles y responsabilidades compartidos entre mujeres y hombres en las esferas privada y pública;
Recomienda se aplique una estrategia integral para combatir y erradicar todas las formas de violencia contra la mujer y que se formule, aplique y cumpla con la legislación en materia de lucha contra la violencia contra las mujeres y las niñas, en particular la violencia doméstica y la violencia sexual. Esta estrategia debe incluir medidas de concienciación y sensibilización, en particular de los/as funcionarios/as de justicia, los/as funcionarios/as encargados de hacer cumplir la ley y los/as fiscales, así como de los/as maestros/as, el personal de los servicios de salud, los/as trabajadores/as sociales y los medios de comunicación;
El Comité exhorta al Estado Parte a que vele por la promulgación y plena aplicación de la legislación relativa a la trata, tráfico y explotación sexual de personas, así como de los planes de acción nacionales y demás medidas de lucha contra todas las formas de trata y explotación sexual de las mujeres y que ataque la causa fundamental de la trata y explotación sexual intensificando sus esfuerzos por mejorar la situación económica de las mujeres, para eliminar así su vulnerabilidad ante la explotación y los tratantes, y adopte medidas para la rehabilitación e integración social de las mujeres y las niñas víctimas de la trata y explotación sexual, así como medidas punitivas efectivas a los responsables de estos crímenes;
El Comité recomienda que se adopten políticas que aumenten la participación de la mujer en todos los niveles de la vida profesional y pública, incluso adoptando medidas especiales de carácter temporal, y que se castigue el incumplimiento de las disposiciones que existen para establecer un porcentaje mínimo y máximo de cada sexo y que se establezcan otros medios para apoyar su cumplimiento;
El Comité urge al Estado Parte a que adopte todas las medidas necesarias, incluidas medidas especiales de carácter temporal, a fin de reducir la tasa de analfabetismo y deserción escolar de las niñas, en especial en las zonas rurales e indígenas. Brindar educación a las mujeres y niñas, tanto en forma oficial como no oficial y en los idiomas pertinentes;
El Comité insta a que establezca mecanismos eficaces de vigilancia del cumplimiento de la legislación vigente y garantice la no discriminación en el empleo y la igualdad de remuneración por trabajo igual;
El Comité recomienda la adopción de una política de empleo destinada a las mujeres, especialmente las que trabajan en la agricultura y las trabajadoras del hogar;
El Comité solicita a Bolivia que aborde la cuestión del trabajo infantil en general y la situación vulnerable de las niñas en especial, y que conforme sus políticas y su legislación a las obligaciones que había asumido relativos respectivamente a la edad mínima de admisión al empleo (14 años) y a la prohibición de las peores formas de trabajo infantil y la acción inmediata para su eliminación;
El Comité insta al Gobierno a que fortalezca la ejecución de programas y políticas de planificación familiar y de salud reproductiva,  a la información sobre la atención y los servicios de salud, en particular en materia de salud reproductiva y métodos anticonceptivos, para brindar un acceso efectivo a las mujeres y a las adolescentes, especialmente en el medio rural. Recomienda que intensifique sus esfuerzos por incorporar la educación sexual en función de la edad en los planes de estudios y organice campañas de información para impedir los embarazos entre las adolescentes.  El Comité exhorta a que se actúe rápidamente y se adopte medidas eficaces para resolver el problema de la elevada tasa de mortalidad materna garantizando la atención médica adecuada durante el embarazo, parto y posparto y asegurando el acceso a las instalaciones de atención de salud y a la asistencia médica prestada por personal capacitado en todas las zonas del país, en particular en las zonas rurales.
El Comité insta a que se adopte las medidas necesarias en la reforma actualmente en curso para aumentar la edad mínima para contraer matrimonio a los 18 años tanto para las mujeres como para los hombres;
El Comité solicita que se difundan ampliamente en Bolivia estas observaciones finales a fin de que la población, incluidos los funcionarios del gobierno, los políticos, los parlamentarios y las organizaciones de mujeres y las que promueven los derechos humanos, conozcan las medidas que se han adoptado para asegurar la igualdad de las mujeres y las medidas adicionales que es preciso adoptar en ese sentido. El Comité solicita que se siga difundiendo de manera amplia, en particular entre las organizaciones de mujeres y de derechos humanos, la Convención, las recomendaciones generales del Comité, y todos los instrumentos internacionales relacionados con este tema.

En diciembre de 2013 el Estado Plurinacional de Bolivia presentó ante el Comité de la CEDAW  el 5to. y 6to. Informe Periódico.